Publicidad:


Entrevista|| El entrenador malagueño Pablo García vuelve a levantar el título de campeones de la LNBP de México

Segundo campeonato que consigue con Soles de Mexicali tras derrotar a Fuerza Regia de Monterrey (77-66) en el séptimo partido de la final en un abarrotado Auditorio PSF ante 4.500 espectadores.


El 8 de mayo de 1989 nacia en la barriada malagueña de El Palo Pablo García, a escasos metros del CEIP Ramón del  Valle Inclán, uno de los lugares donde más se vive el baloncesto de toda Andalucía y la que sería a la postre su `segunda casa´.

Desde bien temprano encontró su pasión en el mundo de la canasta de la mano del CB El Palo y tendría como espejo a una de las personas que más ha querido el baloncesto malagueño: Jordi Ruestes. Tras llegar hasta júnior en su etapa como jugador, empezaría a entrenar en 2005 llegando a conseguir, con el paso de los años, varios títulos provinciales y autonómicos tanto con el CB El Palo como con Unicaja.

Fue entonces cuando, en la temporada 2017/18, dió el salto a la Liga Nacional de Baloncesto Profesional de México, de la mano del club Soles de Mexicali, donde formaría parte del cuerpo técnico junto al entrenador español Iván Déniz y al preparador físico malagueño Marcos Cerveró, quién también participó en nuestras ligas provinciales hace varias temporadas con EBG Málaga.
                                                                                                                             

Dos títulos en tres temporadas le han hecho llegar a lo más alto en el baloncesto mexicano. La pasión, el trabajo y la dedicación caracterizan a Pablo que no se pone límites y que esperamos tenga un gran futuro por delante.
                                                                                                                               


FAB Málaga: Buenas tardes Pablo. Antes de nada, enhorabuena por tu segundo título con Soles de Mexicali.  ¿Qué te hizo convertirte en entrenador de baloncesto?:

PABLO GARCÍA (P.G): La idea surge cuando mi hermano mayor, Javier, comenzó a entrenar en el club donde yo jugaba. Fue entonces cuando seguí sus pasos y quise ser entrenador. Años más tarde, tras acabar la carrera de derecho, me planteé la posibilidad de empezar a buscar trabajo como profesional y surgió la posibilidad de ir a México y no lo dudé.

FAB: Fuiste varias veces campeón provincial y autonómico en los clubes donde entrenaste...

P.G:  Fue una etapa muy bonita en el Club Baloncesto El Palo en la que se obtuvieron 4 campeonatos provinciales y 1 andaluz, entre las categorías infantil y cadete femenina. Tengo grandes recuerdos de todo el grupo de jugadoras a las que dirigí en ese tiempo, siendo muchas de ellas amigas en la actualidad, lo que dice mucho de la buena sintonía que hubo. Al igual ocurrió en Unicaja, disfruté y aprendí muchísimo en las 6 temporadas en las que estuve en Los Guindos.

  
 

FAB: Tras tu etapa en la cantera del CB El Palo y Unicaja, ¿cómo fue el salto a la LNBP con los Soles de Mexicali?

P.G: En los últimos meses durante mi etapa en Unicaja empecé a sentir que me gustaría comenzar una nueva aventura en otro lugar y salir de mi zona de confort. Estuve a punto de darme por vencido durante el verano, ya que iba a empezar a trabajar en un despacho de abogados pero, fue entonces, cuando recibí una llamada con la opción de ser el ayudante de Iván Déniz, entrenador español que dirigía ya por entonces a los Soles de Mexicali.

FAB: 2 títulos de liga en 3 años... ¡Impresionante!

P.G: Parece fácil pero no lo es. Somos, por presupuesto, el  4º-5º equipo de la competición. Han sido tres temporadas vitales para mí, no solo por el éxito y ganar, sino por mi crecimiento personal y como entrenador. Estoy muy agradecido a Iván Déniz que confió en mí desde el primer momento y del que he aprendido muchísimo en estos tres años. Él ha ganado en México, Venezuela, la intercontinental con Guaros de Lara... es el entrenador español más laureado de Latinoamérica.


FAB: ¿Qué fue lo que más te sorprendió de la LNBP mexicana?

P.G:
El ritmo de la competición es lo que más me llamó la atención, ya que se llegan a jugar hasta tres partidos semanales. A todo eso, hay que sumarle el ritmo de trabajo de un entrenador ayudante (sesiones de entrenamiento en las mañanas, sesiones voluntarias en las tardes, vídeos en la noche...) y a las enormes distancias que el equipo tiene que hacer, ya que Mexicali es una ciudad fronteriza con EEUU -apenas le separan dos horas con San Diego y cuatro con Los Ángeles -  a dos horas de san diego y cuatro horas de los angeles). Los viajes tienen un promedio de 10 horas ya que la mayoría de veces hay que ir en autobús a Tijuana, después Tijuana-México DF en avión y, de ahí, a la ciudad donde juegues un segundo avión.

FAB: ¿Qué diferencia hay entre el baloncesto español y el mexicano?


P.G: El baloncesto en México es un juego más rápido y vertical, digamos que menos estático que en la ACB. Sin embargo, existe mucha diferencia de juego entre los equipos punteros dirigidos por entrenadores españoles y argentinos que el resto, ya que los primeros suelen caracterizarse por jugar mucho más ordenados. En España, el nivel de juego tactico colectivo es el mejor del mundo.

FAB: Y ahora...¿Cómo afrontas el futuro?


P.G:  Soy un entrenador joven que no tiene prisa por ser entrenador principal. Seguiré trabajando para ir creciendo día a día para, con suerte y trabajo, tener en un futuro una oportunidad.