Publicidad:

PORTADA

Unicaja clasificado para la final de la Eurocup


Unicaja - Lokomotiv Kuban (74-63)
Disminuir texto Aumentar texto Imprimir
Unicaja
Unicaja
La afición malagueña estaba ante una oportunidad histórica y lo sabía. Por eso recibió al equipo con vítores y ánimos desde dos horas antes del encuentro a la plantilla, y llenó las gradas del Martín Carpena desde bastantes minutos antes del encuentro. El equipo de Joan Plaza contaba con la baja de Musli, tras el esguince de tobillo que se hizo en el partido de Krasnodar, pero esta vez se contaba el mejor sexto hombre que se puede tener, el Factor Carpena.

Salieron como una moto los hombres de Joan Plaza. Triples de Díez y Nedovic, el serbio por partido doble, y el Martín Carpena explotaba. Parcial 9 a 0 para hacer creer aún más en este equipo. Sasa Obradovic se veía obligado a pedir tiempo muerto a 7:32 para finalizar el primer cuarto. El técnico balcánico tenía que parar el vendaval malagueño. Pero el inicio del Unicaja estaba siendo espectacular y el ritmo de los andaluces no decaía. Ahora eran balones cerca de aro para Alen Omic, importante hoy su presencia por la baja de Musli. Además, entraba en calor Kyle Fogg con sus habituales y eléctricos 1x1. Smith se sumaba a la fiesta con un triple espectacular. El Palacio era una locura. Más aún cuando Fogg se cruzó la pista para anotar contra el cristal sobre la bocina del cuarto. El marcador era 27 a 11 para el Unicaja en un primer cuarto para enmarcar.


Kyle seguía a lo suyo en el segundo cuarto. El californiano entró en erupción y con 5 puntos seguidos volvió a forzar un temprano tiempo muerto de Lokomotiv Kuban (32-13 m.13). A partir de aquí el vertiginoso ritmo de partido cayó un poco, algo que aprovechó un poco el conjunto ruso. Los de Krasnodar encadenaron un parcial 7 a 0 hizo que Plaza detuviera el encuentro (32-22 m.16). Omic recibía muchas faltas, su rival prefería llevarlo al tiro libre, desde donde tuvo un 50% el esloveno en la primera parte. El Unicaja supo contener la reacción de Lokomotiv Kuban, y tras canasta de Suárez bajo aro se llegaba al descanso con 37 a 24. Había que seguir peleando y luchando. Nadie dijo que esto fuera fácil.

Comenzó el Unicaja anotando con cierta fluidez en el inicio de la segunda parte. Eran Brooks y Smith quienes pusieron el 44 a 28 en el marcador al llegar el minuto 24. A partir de aquí pareció despertar el conjunto ruso, que llegó a ponerse 46 a 36 tras tiro libre de Collins. El americano del Lokomotiv Kuban es uno de los mejores hombres de su equipo y hasta el momento estaba controlado por la defensa malagueña. Un crucial triple de Dani Díez calmaba la posible preocupación local al ver acercarse a los rusos. El Unicaja conseguía entrar en el cuarto decisivo con 53 a 42. Tenían el partido en sus manos los chicos de Joan Plaza.

Collins acercaba a los suyos en el primer ataque de los 10 minutos decisivos, pero un triplazo de Kyle Fogg ponía al Unicaja de nuevo por encima de la decena de ventaja (56-44 m.31). Lokomotiv se ponía en manos de Rochestie, que con un triple reducía de nuevo las diferencias. Pero los malagueños no daban opción cada vez que el conjunto ruso se acercaba, sobre todo cuando Nedovic tomaba la responsabilidad. Un triple del serbio hizo estallar al Carpena, que veía cómo su equipo se colocaba a un paso de la gran final de la 7Days Eurocup (65-51 m.36). Todavía hubo un amago de los rusos que se situaron a 9 puntos, pero el Unicaja controló a la perfección el partido, la ansiedad y toda la eliminatoria.

La victoria del Unicaja se cerró con 74 a 63 y el Carpena a los sones de "Mi Gran Noche" de Raphael entraba en estado de éxtasis. Felicidades a este gran equipo que lidera Joan Plaza, a todos los aficionados que sufren cada día con si equipo y a todos aquellos que de una u otra manera forman la gran familia del Unicaja.

Comunicado: Unicajabaloncesto.com

Publicidad:

Publicidad:

Publicidad: