Publicidad:

PORTADA

Entrevista a Diego Díaz


Padre de la jugadora Adriana Díaz Casado, jugadora de la selección andaluza minibasket femenina y del Pgsport de Sevilla
Disminuir texto Aumentar texto Imprimir


En el baloncesto y en el deporte en general, siempre nos interesa saber la opinión de jugadores/as, técnicos/as, directivos/as etc., acerca de cuestiones relacionadas con partidos, campeonatos, títulos etc. Pero en esta ocasión hemos querido ir algo más allá y realizar una entrevista en este caso con el padre de una jugadora componente de la selección andaluza de categoría minibasket femenina, que han conseguido la medalla de bronce en este pasado Campeonato de España de Selecciones Autonómicas que se ha celebrado en San Fernando. A continuación dejamos sus impresiones.

 
Desde su punto de vista como padre, ¿Dónde cree que ha sido la clave en esta Selección Andaluza Minibasket Femenino para llegar a conseguir otro año más una Medalla en el Campeonato de España Autonómico?

Después de asistir a cada una de las concentraciones y ver todos los entrenamientos, en mi opinión, la clave está en que el equipo técnico tiene muy claro a qué y cómo quiere jugar, y selecciona a las jugadoras que más se ajustan a esa idea. Han encontrado una fórmula que funciona y da resultados (a los últimos años nos remitimos), e intenta amoldar lo más posible a las jugadoras a esa forma de juego. Tienen muy claro qué necesitan de cada jugadora, y así se lo hacen saber. 

El nombre elegido este año ha sido todo un acierto. Empezaron como cachorritas, pero han terminado como auténticas Panteras!
 
Como parte principal en la fase de preparación de la selección, ya que sin la colaboración de padres y madres sería muy difícil la realización de este programa, ¿considera que durante estos meses la mejora ha sido sólo técnica/táctica de su hija o quizás ve que se han potenciado otros valores personales en ella?

La mejora técnica y física ha sido notable en estos últimos meses. Se detectaron las deficiciencias o aspectos a mejorar de cada jugadora, y se estableció un plan de entrenamiento personalizado para paliarlas. 

Sería injusto no incluir a los clubes de procedencia y a sus entrenadores como partícipes de estas mejoras, ya que han sido muchas las jornadas de dedicación individual con las jugadoras, y de adaptación del grupo y entrenos  de sus compañeras de equipo. 

Pero quizás las mejoras más significativas no han sido tanto en aspectos deportivos como a nivel personal, que para mí es más importante, y va más allá del deporte. 

Nuestra hija ha luchado con todas sus fuerzas por algo que deseaba. Ha conseguido algo que a priori era muy complicado, por el nivel deportivo de las jugadoras con las que competía por un puesto en la Selección. La ilusión por pertenecer a este grupo, el demostrarse que si se quiere se puede, la recompensa del esfuerzo, y el haberle inyectado en vena el amor por este maravilloso deporte, … y esto ya lo lleva en su mochila.
 
 
¿Qué valores crees que le ha inculcado la práctica del baloncesto a su hija desde su comienzo? 

Está comprendiendo el verdadero valor del deporte, del compañerismo, del sacrificio, de la humildad en el trabajo diario, el darlo todo, el trabajar en equipo, el ganar, el perder, ... y lo está incorporando a su personalidad. Como dije antes, va más allá del deporte. Se están forjando a fuego lento una series de valores que le acompañarán el resto de su vida.
 
 
Cada Selección Minibasket está compuesta por dos entrenadores, un delegado, un fisioterapeuta y un médico (junto a Hugo Martín como responsable y director técnico) ¿considera que el staff técnico es suficiente para la buena gestión del programa?
 
En mi opinión, uno de los secretos del éxito precisamente es éste. Más allá del número de componentes el equipo técnico y sus funciones (muy eficientes tod@s en sus respectivas labores), destacaría los roles que cada uno de ellos adoptan con respecto al grupo, suman en todos los aspectos.

No nos olvidemos que en esta categoría hablamos de niñas y niños de 11-12 años, y se enfrentan a una de las competiciones más exigentes hasta ahora en su corta trayectoria deportiva. Los entrenamientos y la competición han sido muy duros, ha habido mucha tensión, exigencia, etc. y a veces, el momentoanímico de las niñas pasaba por altibajos; y ahí es donde aparecen los diferentes roles que hacen que se distiendan o se alivien esas situaciones.En esta "cara B"  si han sido medalla de Oro.

Las niñas se lleva un magnífico recuerdo de esta experiencia, y a parte de lo deportivo, sobre todo , lo hacen de la convivencia. Y en este aspecto hemos sentido que han estado atendidas y cuidadas. Para unos padres, tener la tranquilidad de que las dejamos en buenas manos, no tiene precio.  

Incluiría en el Staff, de manera simbólica, a los padres y madres. Son muchos los kilómetros recorridos (mención especial a nuestros papis de Almería. Campeones!!) , fines de semanas, noches de hotel, apoyo y animación antes, durante y después de los partidos,… Nos sentimos parte del Equipo!! 
 
¿Qué mensaje mandaría a las niñas que empiezan a jugar al Baloncesto y durante años venideros dejan la práctica de este deporte?
 
Si terminan dejando la práctica de este deporte, es porque algo ha fallado en el camino. 

Tendríamos que valorar la importancia de los técnicos en este proceso (entrenadores/as, monitores/as, delegados/as, etc.) y los objetivos que cada club persigue (sobre todo en categorías de formación) .

En el día a día de un equipo o escuela, se presentan multitud de oportunidades para educar , para inculcar  los valores intrínsecos del deporte . El cómo se gestionen estas oportunidades, harán que se consoliden  o debiliten estos valores. Afortunadamente, cada vez están más preparados/as y la formación contempla diferentes aspectos, a parte  de los aspectos técnicos.

Otro factor muy importante en esta ecuación somos los padres y madres; sobre todo, nuestras expectativas con respecto alos objetivos que nos planteamos cuando nuestras hijas comienzan a hacer deporte y competir(seguro que a todos/as se nos viene algún mal ejemplo a la cabeza… ). 

Si en el camino falla alguno de estos pilares, hará que su experiencia no haya sido todo lo agradable que debiera, y por lo tanto, desafortunadamente, no habrá podido disfrutar de las delicias de este magnífico deporte.  Si todo va normal, difícilmente se podrá "librar" de este veneno.
 


Publicidad:

Publicidad:

Publicidad: