Publicidad:

PORTADA

España - Japón (94-90)


El España-Japón se decide en la prórroga con victoria de las de Mondelo demostrando que el debut de las españolas en la Copa del Mundo ante las niponas será un partido de muchos quilates. Mañana, España jugará ante una de las grandes candidatas a medalla, Australia, en el Santiago Martín (20h - Teledeporte)
Disminuir texto Aumentar texto Imprimir


España logró vencer a Japón en la prórroga con una gran Astou Ndour en esos cinco minutos finales –siete puntos de sus veinte- para hacer levantar a todo el Quico Cabrera que ya ha conocido de primera mano lo que es la emoción y el nivel de los equipos que jugarán en una semana la Copa del Mundo. En un cara o cruz, pero del que España nunca desfalleció y creyó, las españolas lograron un buen triunfo que, poco a poco, se empieza a parecer a lo que tiene que ser la semana que viene.
 
Decía Mondelo que estábamos a una semana del Mundial y que el equipo se tiene que ir pareciendo poco a poco a lo que quiere para el campeonato. Pudo para ello salir de inicio con un quinteto con Alba Torrens en él que hasta el momento no había podido. Tercer amistoso ante el equipo nipón para las españolas y muchas de sus señas de identidad de ambos equipos que no iban a cambiar.
 
El torbellino en el lanzamiento de tres de las japonesas iba a levantar el asombro de más de uno en la grada, no para Mondelo y sus ayudantes que sabían muy bien las armas de su rival de hoy –y de la primera jornada de la Copa del Mundo-. Comenzó España buscando mucho a Ndour que se benefició para ponerse con diez puntos muy pronto. De la misma forma, Laia Palau lograba tirar de magia en varias acciones para encontrar el pase perfecto. Sin embargo, le faltó un punto de velocidad en la defensa de determinadas transiciones y Japón castigó una y otra vez hasta llegar a meter hasta ocho triples ya para el minuto catorce de partido y con un porcentaje superior al 50%.
 
El asombro de las gradas fue en aumento al ver alguno de los triples, punteados o de siete metros de las asiáticas que basan gran parte de su juego en ello. Pero ni con ese huracán lograban irse en el marcador. Mondelo fue dando minutos a muchas de sus jugadoras pero en muchos momentos marcando roles para dentro de unos días. Así, lograron descender un poco el porcentaje de tiro de sus rivales y reducir a dos puntos la distancia al descanso (37-39).
 
Ante Japón siempre es muy complicado controlar el partido. Juegan a un ritmo muy alto y eluden el juego en estático todo lo que pueden. Así que España logró hacerse el control en algunos momentos de esta segunda parte –en la que ya no jugó Torrens, algo previsto en su progresión de la recuperación- pero cuando parecía que podía controlar el choque (55-51), pasó un nuevo torbellino con una parcial en contra (2-13) que puso por delante a Japón nuevamente.
 
Con Miyazawa que anotaba su cuarto triple para irse a los veinte puntos a la mitad del último cuarto, el Quico Cabrera aceptaba el reto de ayudar a su equipo y apretó. Dos triples de Xargay casi seguidos (70-72) volvían a meter al equipo en el choque a cuatro del final. Y empezó el toma y daca. Ya lo llevaba diciendo el equipo desde hace tiempo, que hay muchos rivales muy duros en la lucha del Mundial, y Japón demostró que no se iba a achantar. Y vaya minutos finales. Xargay estuvo espléndida en ellos y Casas mordió. Parecía todo perdido pero la última bala de Mondelo, con una pizarra perfecta, terminaba con un triple de Rodríguez para ponerse por delante. Volvió Japón a anotar y una última acción ante Ndour acabó con la pívot con la opción de empatar o ganar desde los libres…. Con uno anotado, la prórroga ya fue cosa de España.
 

Publicidad:

Publicidad:

Publicidad: